Túnez enviará pronto una misión a la Organización de Naciones Unidas para abogar por la repatriación de sus cinco ciudadanos que continúan retenidos en el centro de detención de la Bahía de Guantánamo, dijo el miércoles un representante del Ministerio de Justicia.

Kamel Belhassen dijo lo anterior en una conferencia patrocinada por una organización británica, buscando llamar la atención sobre los detenidos. La conferencia ocurre en momentos en que los tunecinos están esforzándose por seguir adelante luego de una insurrección popular que expulsó en enero al dictador Zine El Abidine Ben Alí.

"El Estado está ahora ocupándose del caso de sus ciudadanos en Guantánamo", señaló Belhassen.

De los 775 detenidos que ingresaron a la instalación de Guantánamo, en Cuba, desde su apertura como centro de detención en el 2002, 12 eran tunecinos. De ellos, cinco fueron enviados a terceros países; otros dos fueron repatriados en el 2007 y están presos.

Según el grupo Reprieve, el cual busca defender los derechos humanos de los detenidos en Guantánamo, una de las barreras a la repatriación de los tunecinos restantes era la reputación de torturador y violador de los derechos humanos del gobierno anterior.

El director jurídico del grupo, el abogado estadounidense Cori Crider, dijo que el deseo actual de Túnez de aceptar a los detenidos debería allanar el camino a su liberación.

Mojtar Trifi, ex presidente de la Liga de Túnez por la Defensa de los Derechos Humanos, dijo que su grupo apoya ahora la repatriación de los detenidos de Guantánamo. "Antes estábamos contra su regreso, y buscamos un lugar seguro para que fueran. Ahora ese lugar es Túnez", enfatizó.

Mehrezia Ben Shaaban, de 70 años, lloró mientras decía que sólo quería ver en casa nuevamente a su hijo detenido, Hisham Sliti.

"Su padre y yo estamos orando para que regrese Hisham después de una ausencia tan larga y que viva en casa con su familia", dijo a la AP.