El presidente francés Nicolas Sarkozy indicó a su gabinete que está decidido a hacer todo lo que sea necesario para rescatar a Grecia de una posible bancarrota, pero quiere que Atenas haga su parte para contener su empeorante crisis financiera.

La vocera del gobierno francés Valerie Pecresse dijo el miércoles que Sarkozy "resaltó el empeño de Francia de hacer todo lo posible para salvar a Grecia".

Sarkozy hablará con la canciller alemana Angela Merkel y el primer ministro griego George Papandreou por teleconferencia el miércoles por la tarde para evitar que la crisis financiera contagie a otros países de la eurozona.

Según su vocera, Sarkozy quiere que la teleconferencia esté centrada en "la necesidad de asegurar que Grecia hará esfuerzos" a cambio de un rescate.

Pecresse insistió que Sarkozy confirmó además "la solidez de la unión franco-alemán".