Saadi Gadafi, uno de los hijos del huido líder libio Muamar al Gadafi, llegó hace dos días a Niamey, la capital de Níger, procedente de Agadez, en el norte del país, indicaron hoy a Efe fuentes policiales.

El hijo del coronel entró en Níger durante el pasado fin de semana y llegó "discretamente" a la capital en la noche del lunes por vía terrestre, acompañado de un convoy de cinco vehículos, precisaron las mismas fuentes.

Aunque en las últimas horas se divulgaron informaciones relativas al posible arresto de Saadi, las autoridades lo han desmentido, al asegurar que el hijo de Gadafi se encuentra, como los demás responsables del antiguo régimen de Trípoli, bajo "la vigilancia y la protección" del Estado nigerino.

Un alto responsable del ministerio de Justicia afirmó a Efe que el gobierno de Niamey no tiene intención de "inquietar" a los allegados de Muamar al Gadafi que han huido al país tras la caída de Trípoli en manos de los rebeldes libios.

"El Gobierno ha indicado claramente que Saadi Gadafi y los cuatro generales que han entrado en Níger no están incluidos en el mandato de búsqueda emitido por la Interpol", explicó el responsable para justificar la posición de las autoridades de su país.

Según la misma fuente, hay oficialmente 32 ciudadanos libios considerados próximos a Gadafi que han entrado en Níger.

"Algunos de ellos no figuran en la lista de Interpol", insistió.

Por otra parte, una fuente oficial confirmó a Efe que los oficiales libios que llegaron a Agadez procedentes de Libia el pasado fin de semana se encuentran ya en la capital.

Se trata de tres generales: Al Rifi Ali AlSharif, jefe de la aviación de guerra; Ali Khana, de la guardia personal de Gadafi, y Mohamed Abdalkarem.

Ellos se suman al general Mansour Daouw, jefe de las brigadas de seguridad de Gadafi y uno de los primeros responsables del antiguo régimen libio en buscar refugio en Níger.

Los refugiados libios que han llegado a Niamey se albergan en el barrio de las embajadas, custodiados por miembros de la gendarmería nacional, según ha constatado Efe.