El poder judicial de Irán informó el miércoles que revisaba los detalles de un plan para ofrecer libertad bajo fianza a dos estadounidenses que están encarcelados acusados de espionaje.

El comunicado del miércoles es un rechazo potencialmente vergonzoso después del anuncio que hizo el presidente iraní Majmud Ahmadineyad, en el sentido de que los estadounidenses Shane Bauer y Josh Fattal serían liberados "en un par de días", justo antes de la llegada de Ahmadineyad a Nueva York para su participación en la Asamblea General de la ONU.

Ahmadineyad no tiene poder directo sobre las decisiones judiciales, que son asumidas por cortes controladas por los clérigos gobernantes.

El abogado defensor Masud Shafiei, afirmó el martes que la corte había fijado una fianza de 500.000 dólares para cada uno de los estadounidenses, que fueron detenidos en julio del 2009 cuando llevaban a cabo una excursión pro la frontera entre Irán e Irak. Una tercera estadounidense, Sarah Shourd, fue liberada el año pasado tras el pago de una fianza.