El padre de Amy Winehouse dice que la pelea para lograr que su hija se alejara de las drogas a menudo se tornó física, y que a menudo tuvo que forcejear con traficantes y pandilleros que le suministraban narcóticos a la artista.

"Me pasé el tiempo peleando con vendedores de drogas, y me refiero literalmente a peleas", dijo Mitch Winehouse el martes en una entrevista con The Associated Press. "Y soy un hombre de edad media, pasado de peso, enredándome a puñetazos".

Winehouse dijo que su hija finalmente cedió cuando vio lo mucho que hería a su familia: "Ella vio todo eso, cómo su familia y sus amigos estaban peleando con pandilleros y decidió que no quería poner a su familia en esa posición".

Amy Winehouse, que tuvo problemas de alcohol y drogas, fue hallada muerta en su casa en Londres el 23 de julio. Su padre lanzó el miércoles la Fundación Amy Winehouse, coincidiendo con el que habría sido el 28o cumpleaños de la cantante.

Mitch Winehouse dijo que su hija estuvo rodeada de algunas malas influencias, y agregó que al principio él fue ingenuo en torno a la gravedad de su adicción a las drogas.

"Yo no sabía la magnitud del problema hasta quizás cuatro meses antes de que ella decidiese dejarlas", declaró.

Winehouse — que ha estado dando entrevistas a prensa y televisión para hablar sobre el lanzamiento de la fundación en Estados Unidos — dijo que hablar sobre su hija es "muy duro" pero "nos está ayudando a lidiar con el dolor". En varias ocasiones ha aparecido ante los medios con la madre de Amy, Janis; su actual esposa, Jane; y el último novio de Amy, Reg Traviss.

"Yo no sé cuáles eran sus planes definitivos, pero ella me habló de tener hijos", dijo Winehouse sobre la relación de su hija con Traviss. "Incluso cuando estaba bebiendo, estaba sintiéndose mejor".

Winehouse piensa que su hija murió de un ataque relacionado con el tratamiento de desintoxicación. La cantante había sufrido convulsiones previamente. Una investigación plena sobre la muerte comienza el mes próximo.

Mitch Winehouse, que también es músico, estaba en Nueva York para una actuación cuando murió su hija. Dijo que aún le cuesta escuchar la música de Amy, especialmente su popular álbum "Back to Black", que ganó cinco premios Grammy y que en Gran Bretaña es el más vendido del siglo. El álbum incluye canciones sobre su adicción y su relación con su ex esposo, Blake Fielder-Civil.

"No puedo sentarme a oír su música", dijo el padre. "De todas formas yo no podría escuchar 'Back to Black' porque me recuerda los malos tiempos".

Pero desde la muerte de su hija, dice Mitch Winehouse, ha comenzado a apreciar realmente el talento de Amy.

"Yo no aprecié lo buena cantante que era, y ahora sí lo aprecio", dijo, con los ojos llorosos.

Y aún desea lanzar su propia música. Winehouse dijo que inicialmente, tras la muerte de su hija, le dijo a su esposa: "No quiero volver a cantar, jamás".

Pero dijo que grabar música ha sido terapéutico para él, y espera seguir haciéndolo, con todos los ingresos siendo destinados a la fundación que lleva el nombre de su hija, que se dedicará a asistir a niños y adolescentes en malas situaciones. Dijo que ahora puede concentrarse en esa parte de su vida, porque su hija dejó a la familia en estabilidad financiera.

"Amy nos dejó en una posición muy afortunada como familia", dijo Mitch Winehouse, quien trabajaba como taxista. "Ser un taxista en Londres es excelente, pero ahora no tengo que hacerlo para ganarme la vida".

Amy Winehouse grabó una canción a dúo con Tony Bennett, "Body and Soul", lanzada junto a su respectivo video el miércoles. Parte de los ingresos que genere el tema irán a la fundación. Mitch dice que hay canciones inéditas de Amy que espera dar a conocer con el tiempo.

"Unas son mejores que otras", dijo. "No vamos a estafar a nadie, queremos asegurarnos de que (lo que se publica) es bueno, de buena calidad".

Añadió tener grabaciones de Amy cantando a los 17 años con la Orquesta Nacional Juvenil de Jazz en Londres. "Uno pensaría que está escuchando a Ella Fitzgerald", dice. "Es maravilloso".