Decenas de personas que integran la denominada Alianza Ciudadana de Panamá, que reúne a organizaciones gremiales y de la sociedad civil criticas del Gobierno de Ricardo Martinelli, realizaron hoy una vigilia en "defensa de la democracia, la justicia y las libertades" en el país centroamericano.

Los manifestantes, entre los que también había dirigentes políticos de la oposición, desafiaron un torrencial aguacero y se concentraron de manera pacífica en la Iglesia del Carmen, en pleno centro bancario de la capital panameña.

Durante la vigilia y con el tema "Habla pueblo habla", del grupo español Vino Tinto, de fondo, se gritaron consignas en contra del establecimiento de la segunda vuelta electoral, que impulsa el partido Cambio Democrático (CD), de Martinelli.

Esa iniciativa provocó el pasado 30 de agosto la ruptura de la alianza de Gobierno conformada en 2009 por el Cambio Democrático y el Partido Panameñista, del vicepresidente del país, Juan Carlos Varela, así como un bajón de 20 puntos en la popularidad de Martinelli, que cayó a 46,4 % a principios de este mes.

Durante la vigilia también se denunciaron las supuestas prácticas autoritarias y excluyentes del Gobierno del "cambio", como lo tilda Martinelli.

Donaldo Sousa, coordinador de la Alianza Ciudadana, dijo que la Administración Martinelli "excluye a los sectores legítimos y representativos de la sociedad de los asuntos del Estado".

Sousa, quien abogó por más "legitimidad" y "transparencia" en las decisiones del Estado, dijo a Efe que la concentración realizada este martes era "única" en la historia del país, porque reunió a representantes de todos los sectores de la sociedad, incluso de la izquierda.

Samuel Lewis Navarro, exvicepresidente y precandidato presidencial del opositor Partido Revolucionario Democrático (PRD), expresó en la actividad que está dispuesto a "luchar y pelear porque se respete la institucionalidad que se ha venido construyendo con mucho esfuerzo y que hoy está en peligro".

"Este intento de meter la segunda vuelta es una demostración más del esfuerzo sistemático del Gobierno de destruir lo que con tanto esfuerzo se ha venido construyendo" democráticamente, afirmó Lewis.

En ese sentido, Lewis dijo a Efe que el acto de este martes es parte de un movimiento cívico que demuestra que hay panameños "dispuestos a luchar pacíficamente en defensa de la democracia".

La discusión del proyecto legislativo de reformas electorales, que incluye el tema de la segunda vuelta, ha sido suspendido hasta nuevo aviso en el Parlamento, cuya mayoría oficialista lo había aprobado parcialmente, en dos de tres lecturas.