Durante décadas los líderes mundiales han centrado su esfuerzos en contrarrestar las enfermedades contagiosas como el sida, la malaria y la tuberculosis, las cuales han logrado controlar con vacunas y mejores tratamientos, pero ahora se enfrentan a una nueva serie de males crónicos como las afecciones al corazón, los pulmones y el cáncer.

Seis por ciento de todas las muertes se atribuyen a la inactividad física siendo el cuarto riesgo de salud a nivel mundial, destaca la Organización Mundial de Salud en su sitio de internet. Agrega que el incremento de la actividad trae beneficios de salud en todas las edades y reduce la mortalidad a causa de los males crónicos.

El cáncer, la diabetes y los males cardíacos y pulmonares son causantes de dos tercios de las muertes en el mundo, unos 36 millones de personas. En Estados Unidos, matan a 9 de cada 10 personas.

Los líderes mundiales abordarán esta problemática en la primera cumbre sobre enfermedades no transmisibles en la sede de Naciones Unidas de Nueva York, el 19 de septiembre, antes del inicio de la Asamblea General.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha llamado a este problema "una emergencia de salud pública en cámara lenta". En la cita de salud no se hablará de los microbios sino de medidas para cambiar nuestros malos hábitos de vida, como el fumar, comer demasiado y hacer escaso ejercicio.

Es difícil comprender los sufrimientos que esos males están causando en algunas partes del mundo.

Por ejemplo, en lugares como Centro y Sudámerica, el patrón de cáncer es casi similar al de América del Norte. Sin embargo, el cáncer de cuello uterino se presenta con mayor incidencia en las mujeres de ciertas áreas. Y el acceso al cuidado de salud es más limitado en algunos países por los bajos recursos económicos.

El Dr. Angel Sánchez, voluntario de los Cuerpos Internacionales de Cáncer de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica, explicó sobre las condiciones de un hospital de Honduras, donde se presentan más de 700 nuevos casos cada año pero solo hay dos oncólogos para atenderlos.

Hasta hace pocos años, Etiopía solo contaba con un especialista en cáncer, el doctor Bogale Solomon que debía atender a más de 80 millones de personas.

"Ahora tienen otros tres oncólogos", dijo Solomon, y esos cuatro médicos se esfuerzan para tratar a los pacientes de un país donde los medicamentos para el cáncer y los calmantes son muy escasos.

Wondu Bekele llevó a su hijo de 2 años, Mathiwos, a ese único centro de cáncer en Adis Abeba, cuando el niño desarrolló leucemia. El padre desesperado recibió consejos del Hospital de Investigación Pediátrica de Saint Jude en Estados Unidos, gestionó la obtención de drogas para la quimioterapia desde India y, contra todos los pronósticos, logró que su hijo recibiera tratamiento.

Pero el menor falleció porque el hospital no tenía un pabellón aislado que lo protegiera contra infecciones propagadas por otros pacientes. El padre fundó una sociedad de atención al cáncer en nombre de su hijo y representará a organizaciones similares en la reunión de la ONU.

Los defensores de estas causas podrían tener dificultades para lograr avances en la ONU. De cara al encuentro, varios funcionarios clave no han alcanzado un acuerdo sobre metas específicas, como la reducción de la incidencia de ciertos padecimientos o de factores de riesgo, como el tabaquismo.

Y la economía mundial pasa por turbulencias, por lo que sería mucho más difícil encontrar dinero para cumplir cualquier objetivo.

"El momento es adverso, por la situación de la economía, pero ello no debería impedir que fijemos metas", dijo el doctor Sidney Smith, quien encabeza la Federación Mundial del Corazón, que agrupa a más de 200 organizaciones concentradas en el combate a padecimientos cardiacos.

Es apenas la segunda vez que la ONU aborda en una cumbre un problema de salud. La anterior, en el 2001, llevó a la creación del Fondo Global para el Combate del Sida, la Tuberculosis y la Malaria, con miles de millones de dólares de gobiernos y grupos privados, como la Fundación Bill & Melinda Gates.

Ahora, incluso los países ricos tienen poco efectivo disponible, y se desconoce si intervendrán las organizaciones privadas. Sobre si la reunión de la ONU alteraría sus proyectos, la Fundación Bill & Melinda Gates respondió negativamente.

En el mundo, los padecimientos relacionados con derrames cerebrales y problemas cardiacos representan casi la mitad de todas las muertes por enfermedades no infecciosas — 17 millones tan sólo en el 2008, informó la Organización Mundial de la Salud (OMS). Les siguen el cáncer, con 7,6 millones de decesos, y las enfermedades respiratorias como el enfisema pulmonar, con 4,2 millones. La diabetes causó 1,3 millones de muertes en el 2008, pero la cifra es engañosa, pues la mayoría de los diabéticos muere por problemas cardiovasculares.

En la India, el gobierno ha iniciado un proyecto para la detección de la diabetes y la presión alta. Hay 51 millones de diabéticos en la India, que ocupa la segunda posición en incidencia del mal después de China. El cáncer de pulmones es el tipo más común en la India entre los hombres, mientras que las mujeres padecen de cáncer de cuello uterino.

El doctor John Seffrin, director general de la Sociedad Estadounidense de Cáncer, destacó que la cumbre de la ONU debe guiar a lograr objetivos específicos y más dinero, o la ocasión de marcar un hito histórico se perderá por otras décadas.

"Deberíamos lograr algo. Una resolución sola no es suficiente", agregó.

___

En la internet:

Listas de la OMS sobre padecimientos: http://www.who.int/gho/ncd/en/index.html

Datos globales de la OMS: http://bit.ly/msrQt6

Reunión de la ONU: http://www.ncdalliance.org/summitfaq