Un legislador de la coalición gobernante en Alemania defendió el miércoles las declaraciones del líder de su partido de que debería considerarse una "insolvencia disciplinada" en el futuro si Atenas no consigue poner sus finanzas en orden.

Las declaraciones de Philipp Roesler, líder del Partido Democrático Libre, influyeron negativamente en los mercados a comienzos de semana. Además, hicieron que la canciller alemana Angela Merkel dijera que no veía soluciones rápidas a los problemas de Grecia y advirtió que "todos deberían medir cuidadosamente sus palabras".

El secretario general del partido Christian Lindner dijo el miércoles a la radio Bayerischen Rundfunk que si Grecia no puede cumplir las condiciones para obtener más fondos de la Unión Europea, "debemos tener las herramientas apropiadas para enfrentar situaciones así".

El legislador agregó que "nadie está buscando una bancarrota y nadie está buscando que los griegos abandonen la unión monetaria".