El presidente boliviano, Evo Morales, acusó hoy a Estados Unidos de "dividir" Libia para adueñarse de sus recursos naturales, de la misma forma que, en su criterio, intentó hacerlo con Bolivia en 2008, cuando hubo una ola de protestas contra su Gobierno en varias regiones controladas por opositores.

Según Morales, Estados Unidos y otros países europeos que no identificó "crearon una oposición al gobierno" de Muamar el Gadafi y promovieron los conflictos en Libia para intervenir esa nación y así "adueñarse" de su petróleo.

"La historia se repite, ahora recién los movimientos sociales del mundo se están dando cuenta cómo el imperialismo impone, divide para usar a esos grupos", dijo el mandatario boliviano en un acto en la región central de Cochabamba con campesinos afines a su Gobierno.

Añadió que "eso intentaron en Bolivia en 2008", al recordar los conflictos que hubo en septiembre de ese año entre autonomistas y oficialistas en el oriente y sur del país.

A juicio del mandatario, con esta ola de protestas, se intentó mostrar a Bolivia "dividida" para intervenir "con los Cascos Azules, las Naciones Unidas o la OTAN", dar un golpe de Estado y "otra vez adueñarse del petróleo boliviano para las trasnacionales".

"El imperio, cuando tiene problemas económicos, quiere resolver a costa de los países pobres (...) Cuando no encuentran algún motivo para intervenir y aprovechar sus recursos naturales, cuando los gobiernos, los presidentes y los movimientos sociales defienden sus recursos, dividen países, provocan un enfrentamiento interno", dijo.

Morales, que recibió el "Premio Gadafi de Derechos Humanos" antes de ser presidente, alabó en abril pasado la resistencia del régimen por "dignidad y soberanía" ante los bombardeos de la OTAN.