La OTAN, que está empantanada desde hace casi 10 años en Afganistán y más de 12 años en Kosovo, busca desesperadamente una misión que pueda completar rápida y efectivamente.

Por eso en los altos niveles de la alianza militar hay sumo interés por terminar la campaña aérea en Libia lo antes posible, como también gran resistencia a involucrarse en la reconstrucción nacional ahora que se ha derrumbado el régimen de Moamar Gadafi.

"Debemos terminar rápidamente esta cuestión libia", dijo un alto oficial militar a The Associated Press. "No podemos permitir esta proliferación de misiones que se eternizan. Hay que buscarles fin", agregó.

Varios otros altos jefes militares manifestaron igual preocupación por considerar que la OTAN no puede permitirse otro compromiso a largo plazo en momentos de profundas reducciones en los presupuestos de defensa. Todos hablaron con la condición del anonimato debido a lo delicado de la cuestión.

Los líderes de la OTAN han elogiado el éxito de la campaña de bombardeos en Libia, que permitió a los oponentes poner fin al régimen autocrático de Gadafi. Asimismo es presentada como ejemplo de que la alianza de la época de la Guerra Fría sigue siendo relevante para la seguridad internacional.

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, dice que la campaña libia demostró la flexibilidad y firmeza de la alianza.

"Nuestra operación todavía no ha terminado, pero su dirección es clara", dijo recientemente y agregó que "en cinco meses hemos degradado una maquinaria militar que se fue construyendo a lo largo de más de 40 años".

Sin embargo, los miembros de la OTAN están preocupados por otra parte que la operación libia distraiga a la alianza de su misión principal, la guerra en Afganistán.

Fogh Rasmussen niega que la campaña en Libia haya afectado el esfuerzo en Afganistán, donde los niveles de violencia aumentan cada vez más mientras el Talibán ha asestado duros golpes contra el gobierno de Kabul y las fuerzas internacionales.

Sin embargo, también ha dejado en claro que toda continuación de las operaciones en Libia, como asistir y entrenar a los nuevos ejército y Policía, deben ser encabezadas por Naciones Unidas.

___

Slobodan Lekic tiene su cuenta en Twitter en http://twitter.com/slekich