La ministra española de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, destacó hoy la creciente relevancia de España en América Latina, donde las empresas españolas acumulan 130.000 millones de euros en inversiones.

En la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados (cámara baja del Parlamento español), Jiménez valoró la política exterior que el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha seguido durante los últimos ocho años.

Se trata de una política, continuó, que se ha asentado en "los ejes tradicionales", como las relaciones transatlánticas, con América Latina, con los países del Mediterráneo y en el seno de la Unión Europea.

La ministra se congratuló de que España tenga "por fin" unos vínculos con Marruecos basados en el "respeto" y sea un país "clave" en América Latina, donde es crucial el papel económico y los 130.000 millones de euros de empresas españolas invertidos allí.

Por el contrario, el portavoz del conservador Partido Popular (el principal de la oposición en España) en la Comisión de Asuntos Exteriores, Gustavo de Arístegui, acusó al Gobierno socialista de haber usado la política exterior como "instrumento electoralista".

Zapatero anunció en julio pasado un adelanto de las elecciones generales previstas para marzo de 2012 al próximo 20 de noviembre por el "interés general" del país, en una etapa marcada por la crisis y las presiones de los mercados financieros sobre España.