La Comisión Europea (CE) ha negado hoy que defienda que las banderas de los países que incumplan los objetivos de deuda ondeen a media asta en los edificios comunitarios como medida de castigo simbólica.

La portavoz del comisario de Energía, el alemán Gunther Oettinger, Marlene Holzner, leyó ante la prensa una declaración en la que éste negó estar a favor de la propuesta.

"En la entrevista no propuse esta idea ni la defendí. Además no me referí a ningún país en concreto", dijo Oettinger por boca de su portavoz.

Según Oettinger, "la idea de las banderas no es convencional y probablemente sea engañosa".

El comisario europeo de Energía había destacado esta posibilidad en una entrevista con un diario sensacionalista alemán publicada el pasado viernes.

Varios eurodiputados irlandeses, uno de los tres países que tuvo que ser rescatado por problemas de deuda, pidieron al presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso, que haga rectificar al comisario o que lo cese al considerar insultante hacer ondear las banderas a media asta.

Holzner aseguró que el comisario "no se despertó un día diciendo 'es una gran idea y quiero llevarla adelante'", sino que únicamente la mencionó en una conversación entre otras medidas que han sonado para paliar los efectos de la crisis de la deuda en la zona euro.

"La gente lanza ideas (en este tipo de conversaciones) y dice si está de acuerdo o no. Salió en una conversación con el editor del diario y el periodista" que lo entrevistó, añadió.

"La discusión fue sobre sanciones en general, lo que se puede hacer o no, pero no fue su idea y no la propuso a la Comisión", insistió la portavoz.

En la misma línea, un portavoz de la CE, Alejandro Ulzurrun, dejó claro que Barroso y el conjunto del Ejecutivo comunitario no tienen previsto discutir esta medida, de la que están en contra.