El primer ministro italiano Silvio Berlusconi (i) y ministro de Economía, Giulio Tremonti durante una sesión del Parlamento en Roma, Italia. EFE/Archivo