La policía española detuvo a un ladrón que se tragó un diamante valorado en 16.500 dólares para evitar el arresto, informó el miércoles el ministerio del Interior.

Una turista británica denunció recientemente el robo de su bolso, en el que guardaba la joya, en un restaurante cerca de la playa de Marbella, en la costa sur española.

Poco después, los agentes dieron el alto a un vehículo en el que viajaban cuatro personas con antecedentes policiales y encontraron el bolso oculto en el coche, dijo la policía en un comunicado.

Un agente pudo ver a uno de los sospechosos llevándose algo a la boca. El detenido fue llevado al hospital, donde una radiografía reveló que el diamante robado estaba alojado en su estómago.