Los estadounidenses manifiestan una profunda ambivalencia en cuanto al matrimonio homosexual, según una encuesta nacional efectuada por la Associated Press y el National Constitution Center.

El 53% de los 1.000 adultos entrevistados telefónicamente cree que el gobierno debería dar reconocimiento legal a los casamientos entre personas del mismo sexo, una cifra aproximadamente igual que el año pasado. La encuesta revela que las opiniones de los estadounidenses están profundamente divididas en la materia.

El público también está dividido en su opinión sobre lo que el gobierno debería hacer al respecto, si acaso.

El apoyo al reconocimiento legal del matrimonio homosexual ha variado en los últimos años, desde una oposición por escaso margen en el 2009 a una aprobación por escaso margen ahora. El cambio se debe en parte a una brecha generacional, ya que según la nueva encuesta, la mayoría de los consultados menores de 65 años favorecen el reconocimiento legal de los matrimonios gay y una mayoría de los mayores de esa edad se opone.

En algunos sitios, el gobierno ha tomado la iniciativa. En julio, Nueva York se convirtió en el sexto estado — junto con el Distrito de Columbia — en legalizarlo. De todos modos, la cuestión desempeñó un papel en la elección especial del martes en la ciudad de Nueva York para reemplazar al representante Anthony Weiner. El apoyo del demócrata David Weprin por el casamiento homosexual le costó el apoyo entre los judíos ortodoxos y perdió ante el republicano Bob Turner.

Asimismo el martes, los legisladores de Carolina del Norte, el único estado del sudeste que no tiene un pasaje en su constitución que prohíba el casamiento gay, votó para poner el tema en una elección en el 2012. La mayoría de los estadounidenses que viven en estados donde el casamiento gay no es legal dicen que es improbable que su estado apruebe una ley para legitimarlo; apenas un 20% cree probable que se llegue a convertir en ley en su estado.