El primer ministro de China, Wen Jiabao. EFE/Archivo