El primer ministro británico David Cameron y el presidente francés Nicolas Sarkozy dieron el jueves un firme apoyo al nuevo gobierno de Libia durante una histórica visita, comprometiéndose a liberar miles de millones de dólares más en activos libios congelados.

Además, indicaron que la OTAN continuará sus ataques a los últimos bastiones de Moamar Gadafi.

"Ha terminado. Ríndanse", dijo Cameron al ex líder prófugo y a quienes lo respaldan.

Son los primeros gobernantes extranjeros en viajar a Trípoli desde que las fuerzas revolucionarias, respaldadas por ataques aéreos de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, ingresaron a la capital y obligaron a Gadafi a ocultarse.

La visita buscó darle un impulso significativo al Consejo Nacional de Transición, organismo formado por los ex rebeldes que goza de amplio reconocimiento internacional, pero que enfrenta fuertes dificultades para establecer su autoridad.

En una conferencia de prensa junto a Mustafá Abdul-Jalil, jefe del CNT, y el primer ministro Mahmud Jibril, Cameron y Sarkozy expresaron su respaldo al consejo.

El primer ministro británico dijo que presionará para que se le entreguen al CNT miles de millones de dólares en activos libios que habían sido congelados con el fin de castigar al régimen de Gadafi. Para ello, anunció que Gran Bretaña presentará el viernes un borrador de resolución ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para autorizar la liberación de todos los activos libios.

Cameron también dijo que la misión de la OTAN continuará en momentos en que milicianos leales a Gadafi siguen combatiendo a las fuerzas revolucionarias en tres frentes en el centro y el sur de Libia.

"Aún hay partes de Libia que Gadafi controla; Gadafi sigue prófugo y debemos asegurarnos que este trabajo sea completado", señaló, al tiempo que le pidió a todas las fuerzas leales al ex líder que dejen de pelear.

Por su parte, Sarkozy dijo que Gadafi y otros que "cometieron crímenes" serán llevados ante la justicia, pero exhortó a los libios a evitar la "venganza" y a buscar la unidad y la reconciliación.

___

La corresponsal de The Associated Press Angela Charlton en París contribuyó con este despacho.