Las "malas decisiones" de BP en la gestión de su pozo Macondo fueron, por encima de los errores de sus contratistas, la principal causa del vertido en el Golfo de México, señalaron hoy las agencias de EE.UU. encargadas de regular el océano.

El informe final conjunto de la Guardia Costera y la Oficina de Gestión y Regulación del Océano de EE.UU. (Boemre, en inglés), señala como causa principal del vertido que comenzó el 20 de abril de 2010 "el fracaso de BP a la hora de enfrentar los riesgos asociados con una serie de decisiones" que pretendían ahorrar tiempo o costes.