Los astros de la comedia de CBS "Two and a Half Men" (Dos hombres y medio) están examinando la imagen publicitaria que les muestra de esmoquin junto a un micrófono.

Ashton Kutcher está en el centro de la foto, flanqueado por Jon Cryer y Angus T. Jones. Charlie Sheen, por supuesto, no está.

"Está bien", dice Cryer antes de preguntarle a Jones: "Pero, ésa no es tu mano, ¿verdad? Me parece que tenían un espacio demasiado grande y agregaron una mano con Photoshop".

"Ésa no es mi cabeza, ¿verdad?", bromea Kutcher.

Además de las risas, las bromas tienen un claro mensaje: los tres actores se sienten cómodos los unos con los otros y con el reformado "Dos hombres y medio", que regresa el 19 de septiembre en su novena temporada, sin el despedido Sheen.

El productor ejecutivo Chuck Lorre y el estudio Warner Bros. tuvieron un encontronazo con el juerguista Sheen antes de despedirle en marzo y cortar la temporada. La tarea es ahora salvar la que ha sido la comedia más vista en la televisión.

Kutcher, que lleva el peso de reemplazar a Sheen como el nuevo personaje Walden Schmidt, cree que el programa puede seguir siendo exitoso por múltiples razones.

"La serie tiene un impulso. Tiene una base de fanáticos", dijo el actor. "Pienso que lo bueno que han hecho los guionistas es que no han perdido la sensibilidad del programa ... Va a ofender a la gente como siempre lo ha hecho".

Eso es algo que la popular comedia logró con abundancia de bromas sexuales e insinuaciones mientras narraba las andanzas del mujeriego Charlie Harper (Sheen), su hermano Alan (Cryer) y su joven sobrino (Jones).

El cambio le da la oportunidad al programa de ofender de una nueva forma: reírse de la muerte, con el personaje de Sheen eliminado en un accidente fatal. Kutcher llena el vacío interpretando a un empresario de la internet, acaudalado pero desafortunado en el amor, que se muda con Alan y Jake.

"Todo se trata como siempre", bromea Cryer. "De manera vulgar y con mal gusto".