Un informe federal atribuyó a BP gran parte de la culpa por el peor derrame petrolero en la historia de Estados Unidos y la muerte de once trabajadores, particularmente por el tapón de cemento que se colocó un día antes de la explosión causante del desastre.

El informe, difundido el miércoles, dijo que en los días anteriores al incidente, BP tomó una serie de decisiones que complicaron las operaciones de aplicación del cemento, aumentaron los riesgos y pudieron haber contribuido a la falla definitiva de esa aplicación.

Los detalles están contenidos en el informe final de un equipo de investigación de la Guardia Costera y la agencia que regula las perforaciones petroleras submarinas. El panel efectuó audiencias en el año posterior al 20 de abril del 2010, cuando ocurrió la tragedia de la plataforma submarina Deepwater Horizon. La investigación de la Guardia Costera y de la Oficina de Administración y Policía de la Energía Oceánica fue una de las más exhaustivas.

Otras investigaciones atribuyeron la culpa a varias fuentes. La actual atribuye gran parte de la culpa a BP.

El informe dice que las decisiones incluyeron usar una sola barrera de cemento y colocar un caño de acero en un lugar del pozo Macondo que creaba riesgos adicionales de filtraciones de petróleo o gas. El panel dijo que BP no comunicó dichas decisiones ni los mayores riesgos operativos a Transocean, propietario de la plataforma.

"BP, como el operador designado..., era en definitiva responsable de conducir las operaciones en Macondo de una manera que garantizara la seguridad y protección del personal, equipo, recursos naturales y el ambiente", concluyó el panel.

Además de la muerte de los trabajadores en la plataforma, el derrame petrolero frente a las costas de Luisiana soltó más de 200 millones de galones de crudo de un pozo submarino de BP. El desastre causó miles de millones de dólares en daños y alteró la economía de la zona.

El informe achaca las causas del desastre a muchas de las mismas decisiones que en investigaciones anteriores, incluso las de la comisión presidencial independiente, los comités congresuales y las mismas compañías. Pero es probable que tenga mayor peso en el Congreso, donde los legisladores republicanos en particular han dicho que no estaban dispuestos a adoptar reformas hasta que se completara la investigación federal.

Desde el desastre, el gobierno de Barack Obama ha reorganizado la agencia que supervisa las perforaciones submarinas y ha reforzado las regulaciones de seguridad. Pero el Congreso todavía no ha aprobado un solo proyecto para hacer frente a las brechas de seguridad puestas de manifiesto por el desastre.