La no gubernamental Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) denunció el miércoles que la investigación por el asesinato hace 20 años de un periodista prescribió y que, por tanto, la justicia ya no podrá procesar a los eventuales responsables.

En Colombia la ley contempla que las acciones judiciales por homicidio prescriben o vencen transcurridos 20 años.

Dicha prescripción, según la FLIP, ocurrió en el caso del homicidio del periodista Arsenio Hoyos, ocurrido el 13 de septiembre de 1991 en el municipio de Granada, departamento de Meta, a 130 kilómetros al sur de Bogotá.

"A pesar de los diferentes llamados que hizo la FLIP para que se tomaran las medidas jurídicas necesarias, luego de 20 años, ayer (martes) 13 de septiembre de 2011, se cumplió el tiempo que, por ley, tiene la justicia para dar con los responsables", dijo la organización en un comunicado enviado a los medios a través de un correo electrónico.

Hoyos, agregó la FLIP, era el director y propietario de la emisora "La Voz de Ariari", que se emitía desde Granada. "Además se destacó por ser un reconocido líder cívico de la región".

Aseguró que "en lo que va del 2011 ya son ocho los casos de periodistas asesinados en los que se cumplieron los 20 años para investigar y nadie fue condenado".

En abril de este año, según el comunicado, la FLIP alertó a la Fiscalía General sobre la eventual prescripción del caso Hoyos sin que ello provocara una respuesta oficial. "La impunidad es el incentivo que tienen los agresores para seguir atacando periodistas".

Otros dos asesinatos de periodistas podrían prescribir este año: se trata de los comunicadores Rafael Solano Brochero, asesinado el 30 de octubre de 1991, y Néstor Henry Rojas Monje, el 28 de diciembre del mismo año.