Bill Richardson sostuvo una serie de reuniones con autoridades cubanas en La Habana, Nueva York y Washington en torno al destino de un subcontratista estadounidense encarcelado, dijo el jueves un colaborador del ex gobernador de Nuevo México.

Gilbert Gallegos, que acompañó a Richardson en un viaje para intentar obtener la liberación de Alan Gross, dijo a The Associated Press que los cubanos sugirieron que los visitaran. Gallegos indicó también que las autoridades en la isla sabían que el tema a tratar sería el de Gross.

El asesor mencionó múltiples reuniones a lo largo de un año entre Richardson y el canciller cubano Bruno Rodríguez, así como con el principal diplomático de Cuba en Washington.

Gallegos señaló que ambos funcionarios no dejaron lugar a dudas de que estaban listos a por lo menos dialogar en torno a una posible liberación de Gross, pero su tono cambió una vez que Richardson arribó al país caribeño la semana pasada.