Aquellos que han perdido sus casas o que están en peligro de perderlas debido a las ejecuciones hipotecarias, cuentan ahora con una resolución del Concejo Municipal de Nueva York que les da un rayo de esperanza.

El Concejo de Nueva York adoptó una amplia resolución que respalda la investigación iniciada por el Fiscal General del Estado de Nueva York, Eric Schneiderman sobre las operaciones con títulos hipotecarios que propiciaron la crisis financiera de 2008 y exhortó a que el funcionario sea reintegrado al comité que trata con los bancos de Wall Street las supuestas irregularidades que generaron que muchas familias -especialmente hispanos y afroamericanos- perdieran sus hogares.

Una resolución de este tipo no tiene precedentes en la historia del Concejo de la ciudad de Nueva York.

Schneiderman fue removido de ese comité de investigación a finales de agosto por el Procurador General del estado de Iowa Tom Miller quien lo acusó de tratar de socavar la labor del grupo en el inicio de su investigación independiente.

Los fiscales generales de 50 estados de la nación crearon en octubre del año pasado este comité para estudiar las acciones de bancos de Wall Street implicados en la crisis de los embargos hipotecarios.

La resolución de apoyo, fue adoptada el fin de semana, puede ser crucial para el curso de las investigaciones. La iniciativa fue promovida por la portavoz del concejo Christine Quinn y los concejales Robert Jakcson y James Gennaro.

Schneiderman fue el primer fiscal estatal en iniciar una investigación contra los principales bancos hipotecarios cuyas sedes están en Nueva York: JPMorgan Chase, Citigroup, Wells Fargo y Bank of America.

La resolución del Concejo pide a los fiscales de los 50 estados, abstenerse de firmar con los bancos un acuerdo que impida a Schneiderman continuar su propia investigación sobre los embargos hipotecarios.

En su decisión, el Concejo busca proteger la autoridad de Schneiderman para investigar y demandar basado en la aplicación de la Ley Martin, legislación que se utiliza en el Estado de Nueva York para procesar casos de fraude en el mercado bursátil.

En declaraciones para AOL Latino Schneiderman dijo estar complacido por la decisión del Concejo.

"El liderazgo de la portavoz Christine Quinn y el Consejo Municipal refleja nuestro compromiso común de resolver esta crisis de manera justa, para que los responsables rindan cuentas y para lograr reactivar la economía de Nueva York".

Schneiderman añadió: "los propietarios de vivienda en todos los rincones de Nueva York han sido duramente golpeados por la crisis de las hipotecas y debemos hacer todo lo posible para evitar que este tipo de calamidad económica vuelva a suceder".

Por su parte, la concejal demócrata Julissa Ferreras que representa al distrito 22 de Queens y una de las voces más fuertes en apoyo de la moción, aseveró que "la crisis hipotecaria ha afectado a todos, pero los más perjudicados son los latinos y otras comunidades minoritarias".

"Todo lo que uno tiene que hacer es mirar el número de familias que han perdidos sus casas en vecindarios como Queens, Brooklyn, o El Bronx", añadió.

En el distrito de Ferreras, mayoritariamente latino, muchos son quienes han perdido sus casas o están recibiendo notificaciones del proceso de embargo.

"Se debe lograr un acuerdo con los bancos, pero no a costa de renunciar a nuestro derecho a buscar justicia y procesar a los involucrados en las actividades criminales que provocaron el problema. La resolución del Concejo envía claramente el mensaje: cualquier acuerdo por parte del comité de fiscales no debe exonerar a quien haya cometido un daño criminal", concluyó Ferreras.

El pronunciamiento destaca que la mayoría de los neoyorquinos son latinos y afroamericanos, (Sam Roberts (March 24, 2011). "New York City's Population Barely Rose in the Last Decade, the Census Finds". The New York Times. Retrieved May 1, 2011. ) y que han sido los más afectados con la pérdida de sus casas.

Según menciona la resolución, un 8% de los latinos han perdido sus hogares frente al 4.5% de los blancos no latinos. Entre los propietarios de vivienda que podrían perderlas casas en un futuro próximo, el índice de latinos asciende a 17% frente al 7% para anglosajones.

El Concejo considera en la resolución el último informe del Contralor del Estado de Nueva York Thomas P. DiNapoli, según el cual, entre 2006 y 2009 el número de ejecuciones hipotecarias en Nueva York subió en un 31.7%.

En otro de los argumentos de la resolución el Concejo se establece que: "Tras el colapso hipotecario, la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) incrementó su investigación de actividades relacionadas con las ejecuciones hipotecarias sobre la base de un análisis de los informes de actividades sospechosas presentadas por instituciones financieras aseguradas por el gobierno federal, que aumentaron de 6.936 denuncias presentadas en 2003 a 67.190 en 2009".

Detalla la resolución, que la "FBI clasificó a Nueva York como uno de los 10 estados del país en los que más se conoce o se sospecha de fraudes hipotecarios durante dos años consecutivos".

De acuerdo con el Concejo que cita datos de la FBI, Nueva York también aparece a la cabeza entre los diez estados principales donde se reportaron casos de fraude hipotecario en todas sus formas en el transcurso de 2010.

AOL NOTICIAS

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino