Charlie Sheen dice que su vida está mucho más calmada.

El ex astro de la comedia televisiva "Two and a Half Men" (Dos hombres y medio) dijo a Matt Lauer de NBC que no sabía realmente que fue lo que sucedió esta primavera cuando fue despedido del programa y fue comidilla de los medios, que se referían a él como un hombre con "sangre de tigre" y ánimos de "ganar".

La entrevista con Lauer se transmitirá el viernes en el programa "Today" y NBC dio a conocer fragmentos el miércoles.

"Fue una de esas cosas en las que los planetas estaban alineados, perfecta o imperfectamente. Yo dije algunas cosas y entonces hubo una cobertura mediática global a instantáneamente tan encendida que no pude realmente apagarla", dijo Sheen. "La seguí alimentando".

Sheen expresó que la experiencia "fue como ser disparado de un cañón a otro y entonces ser disparado otra vez. De un momento para otro no sabía lo que iba a suceder. Era emocionante".

El actor afirmó que está sobrio pero que no pudo decir cuál fue la última vez que consumió drogas o alcohol. Dijo que no creía en mantener un seguimiento del tiempo que llevaba sobrio porque "si uno anda por ahí aferrado al tiempo, se te acaba en materia de segundos".

Ahora, dijo, está restableciendo su relación con sus hijos — Cassandra con su ex novia Paula Profit, Sam y Lola con la actriz Denise Richards, y los mellizos Bob y Max con su ex esposa Brooke Mueller — y apreciando las cosas calmadas de la vida.

"Ahí es donde está la vida, ¿sabes? En esos momentos tranquilos", dijo. "No se trata del jugoso contrato televisivo ni de la gran fiesta o el premio. Es el recuerdo de la sonrisa de tu hijo lo que causa una lágrima al final del día".

Sheen aparecerá además el jueves en el programa "Tonight". Su regreso a la luz pública coincide con el estreno el lunes próximo de un programa en Comedy Central sobre su persona y del debut de Ashton Kutcher como su reemplazo en "Two and a Half Men".