Decenas de bolivianos que compraron autos robados en Brasil bloquearon hoy la carretera principal hacia ese país para exigir a la Aduana que les permita legalizarlos en el marco de una amnistía decretada por el presidente Evo Morales, informaron hoy fuentes oficiales.

El viceministro de Régimen Interior, Marcos Farfán, indicó en rueda de prensa que en el departamento oriental de Santa Cruz, fronterizo con Brasil, más de 130 personas con palos, piedras y llantas quemadas instalaron cuatro puntos de bloqueo para pedir la legalización de medio centenar de vehículos.

"Ellos indican que los autos robados de los cuales son propietarios han sido adquiridos de buena fe y, por lo tanto, deberían ser objeto del mismo tratamiento que los autos introducidos de manera legal al país", manifestó Farfán.

Los bloqueadores también piden la renuncia de la presidenta de la Aduana, Marlene Ardaya, y la reducción de los aranceles aduaneros para legalizar los 128.000 autos introducidos de contrabando a Bolivia, entre los que se detectaron unos 8.000 robados.

Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Perú pidieron a Morales la devolución de esos vehículos robados, procedimiento que puede tardar dos meses por los trámites policiales y judiciales que deben hacerse, dijo hoy a Efe una fuente de la Aduana.

Desde julio pasado, cuando comenzó el insólito proceso de amnistía para los vehículos de contrabando, la policía boliviana detectó 1.007 de los robados en países vecinos, que están en instalaciones de la Aduana, bajo custodia policial.

Farfán dijo que los autos robados no pueden ser legalizados porque los buscan las autoridades de otros países, al rechazar las peticiones de quienes bloquearon la carretera hacia Brasil.

El viceministro anunció que la policía despejará la ruta si se mantienen los bloqueos, mientras medios locales señalaron que los bloqueadores despejaron hoy la vía, pero con amenazas de volver a cerrarla mañana.