La empresa concesionaria del servicio de ferrocarril, los gobiernos nacional y de la ciudad de Buenos Aires intercambiaban acusaciones de responsabilidad el miércoles por un choque entre un autobús y dos trenes de pasajeros que dejó 11 muertos y más de 200 heridos en la víspera.

Una escena de un video de seguridad policial dada a conocer después del choque del martes revela que el conductor del bus claramente hizo caso omiso de las luces y campanas al maniobrar alrededor de la barrera que baja automáticamente cuando se acerca un tren, pero una escena más prolongada del mismo video muestra una serie de problemas que precedieron la tragedia.

El video muestra cuando un camión recolector de basura quiebra el extremo de la barrera horas antes del accidente. Luego muestra a un guardabarrera que hacía pasar a los conductores a pesar de señales de trenes que se acercaban.

El guardia es empleado de un contratista cuyos trabajos de reparación en las vías pueden activar las señales, dijo el vocero de Trenes de Buenos Aires, Gustavo Gago, al canal Todo Noticias.

El video muestra que el guardia abandonó la barrera minutos antes del accidente de las 6.23 y que alguien había colocado un palo para impedir que bajara la barrera. Luego se ve pasar el tráfico bajo la barrera antes de que el chofer del autobús de la línea 92 decidiera cruzar las vías.

Gago dijo que la Policía Metropolitana --dependiente del la alcaldía de Buenos Aires -- debería haber advertido a TBA cuando vio que el camión recolector rompía la barrera horas antes del accidente y que se debería juzgar al que trabó la barrera con un palo.

"Tendríamos que ponernos a revisar de qué manera poner Policía de Tránsito (en los pasos a nivel) y poner multas, porque nunca se hacen multas por vehículos que cruzan con las barreras bajas", dijo Gago.

"Si la Policía Metropolitana...tiene responsabilidad en esto, es ridiculizar el accidente", respondió el ministro de Justicia y Seguridad de la ciudad, Guillermo Montenegro.

"Las cámaras de la Policía Metropolitana en el lugar cuentan claramente cómo fueron ocurriendo los hechos. Hay un empleado de TBA que se retira 20 minutos antes del accidente. Las responsabilidades deben determinarlas los jueces", agregó.

El chofer Filiberto Gallardo fue una de las víctimas cuando el tren aplastó el micro contra el andén de la estación para luego descarrilar y chocar con otra formación que venía en la dirección contraria.

Su viuda, Soledad Gallardo, dijo que era un conductor prudente, aunque furioso por ese cruce donde el paso de trenes era tan frecuente que generalmente encontraba la barrera baja.

"Siempre me hablaba de la barrera de Flores. Me decía que había que esperar, que el tren estaba lejos y la barrera no se levantaba, que a veces se tenían que bajar algunos del auto y levantarla", dijo a Radio 10 antes del funeral de su esposo.

La tragedia puso en evidencia la falta de obras para modernizar el servicio de trenes, que data del siglo XIX.

"El accidente debe conducirnos a una profunda reflexión. Los presupuestos públicos hay que aplicarlos en hacer las obras que le garanticen una mejor calidad de vida y seguridad a la gente...cuando uno gasta en cosas superficiales, que tienen que ver con el clientelismo, no se genera ningún valor", disparó el alcalde de Buenos Aires, el conservador Mauricio Macri, en una crítica directa al gobierno de Cristina Fernández.

Macri afirmó que "venimos hace décadas esperando que se remuevan las interferencias a nivel que provocan los ferrocarriles...Lo que no puede ser es que hayan pasado tantos años, que hayan prometido tantas veces obras que evitan este tipo de accidentes y no se hayan hecho".

El sistema ferroviario de pasajeros circula a nivel de las calles en muchos barrios de la capital y es frecuente ver a los conductores haciendo caso omiso a las luces, campanas y barreras que señalan la proximidad de un tren. La posibilidad de choques aumenta en las horas pico, cuando las barreras permanecen bajas y los trenes pasan a intervalos de escasos minutos.

Según la comisión nacional de regulación del transporte, 440 personas y 165 vehículos fueron embestidos por trenes en el área metropolitana de Buenos Aires en 2010, provocando 269 muertos.

A su vez, el ministro de Planificación Federal Julio De Vido, le respondió a Macri y expresó que sus declaraciones "están teñidas de soberbia".

El funcionario, sin embargo, admitió las demoras en las obras de soterramiento de la línea ferrocarril que protagonizó el accidente, las cuales atribuyó en parte "a la crisis financiera de 2009".

De Vido informó que las obras demandarán una inversión de 4.127 millones de dólares.

___

(La periodista Débora Rey contribuyó con este reporte). Michael Warren tiene su cuenta en Twitter en http://twitter.com/mwarrenap