FORT LAUDERDALE, Florida, EE.UU . - Manny Ramírez salió el martes de prisión tras ser arrestado por un caso de violencia domestica.

El retirado pelotero dominicano abandonó una cárcel en Fort Lauderdale, Florida, donde pasó la noche tras las rejas. El juez Jon Hurley había fijado una fianza de 2.500 y le prohibió a Ramírez acercarse a su esposa Juliana.

Los alguaciles del condado de Broward arrestaron el lunes al ex toletero de 39 años. Según las autoridades, Ramírez discutió con su esposa y le pegó en la cara, lo que provocó que la mujer cayera y se golpeara la cabeza con la cama.

La mujer dijo a los alguaciles que temía que la situación empeorara. Las autoridades señalaron que Ramírez negó haberle pegado a su esposa brasileña.

Ramírez fue recibido por varios familiares cuando abandonó la prisión justo antes del mediodía. Subió a una camioneta de lujo y no contestó las preguntas de los periodistas.

Un grupo de reporteros y camarógrafos lo siguieron al estacionamiento, pero el ex jugador sólo dijo "veamos, ¿dónde está mi familia?".

Cuando un periodista le dijo "tienes que darnos algo", Ramírez contestó: "Ese no es mi problema".

Luego charló en español con otro reportero de televisión y abrazó a dos periodistas mujeres.

La hermana de Manny habla.

"Es mi hermano y lo amamos pase lo que pase. Es un tipo increíble y lo amamos", dijo la mujer, quien no dio su nombre, antes de subir la ventana del vehículo.

Ramírez se retiró de Grandes Ligas en abril, cuando jugaba con los Rays de Tampa Bay, para no cumplir con una suspensión de 100 partidos tras arrojar positivo a sustancias prohibidas por segunda ocasión.

Ramírez cumplió con otra suspensión de 50 partidos en 2009 cuando jugaba con los Dodgers de Los Angeles.

El jardinero fue uno de los grandes toleteros de su epoca. En 2004 fue elegido como el jugador más valioso de la Serie Mundial al ayudar a los Medias Rojas de Boston a conquistar su primera corona en 86 años.