La organización ecologista Oceana criticó hoy que la Unión Europea (UE) destine 3.300 millones de euros (4.488 millones de dólares) para subsidiar la industria europea de la pesca, al tiempo que denunció que esa cifra "triplica las cantidades dadas a conocer al público".

En un informe titulado "La UE y los subsidios a la pesca", la organización ecologista internacional señala que los gobiernos de 13 países comunitarios "subsidian al sector pesquero con mayores cantidades que el valor total de sus capturas".

"Los contribuyentes están literalmente financiando al sector en su sobre-explotación de la pesca", indicó una de las ejecutivas de la organización, Courtney Sakai, mediante un comunicado de prensa emitido en Nueva York.

Sakai califico de "vergonzoso" que en "estos difíciles momentos económicos esos Gobiernos utilicen el dinero de los contribuyentes en destruir recursos naturales de los que dependen más de mil millones de personas en el mundo".

En el documento se subraya que el incremento de la demanda de pesca y el agotamiento de los recursos locales han llevado a una fuerte expansión de la flota pesquera tanto en su tamaño como en su capacidad.

Según datos de la Comisión Europea mencionados en el documento, los países comunitarios emplean a 140.000 trabajadores en el sector pesquero y de ellos el 60 % corresponde a España, Grecia e Italia.

"Debido al aumento de los subsidios gubernamentales, la flota pesquera de la UE es ahora dos o tres veces mayor de lo que es sustentable", señalaron los expertos de la organización ecologista.

También indicaron que "con la financiación del combustible, por ejemplo, esas grandes flotas europeas pescan en el Atlántico, el Pacífico y en el Indico".

"Los subsidios van en detrimento de la competitividad global", dijo Sakai, al tiempo que consideró que suponen una "injusta desventaja para las comunidades costeras porque reducen el coste de las operaciones de las flotas pesqueras industriales y aumentan la competencia".

"España, Francia, Dinamarca, Reino Unido e Italia son los países que reciben las mayores ayudas públicas al sector de la pesca", agrega el documento que señala que en 2009, la UE pagó 150 millones de dólares (204 millones de dólares) a catorce países para asegurarse el acceso a sus zonas de pesca.

Asimismo señala que los estados miembros de la UE "han fracasado a la hora de seguir los consejos científicos" y como ejemplo señaló que el pasado año los responsables de Pesca de la UE decidieron en Consejo de Ministros permitir capturas el 20 % superiores a las recomendadas por la comunidad científica.