El ex toletero y ganador del premio de Jugador Más Valioso (MVP) de la Serie Mundial, el dominicano Manny Ramírez, fue detenido hoy por la policía y acusado de agresión tras una disputa doméstica con su esposa, en su hogar de Weston (Florida).

De acuerdo al informe de la policía del Sur de Florida, Ramírez de 39 años, y su esposa Juliana estaban discutiendo en la habitación del matrimonio cuando el ex toletero le golpeó la cara, lo que provocó que la mujer se diese también con la estructura de la cama.

Juliana dijo al agente que llegó a la casa que llamó a la policía porque tuvo miedo que la situación fuese a más, aunque luego no quiso poner ningún cargo contra Ramírez, que en el informe oficial negó que hubiese golpeado a su esposa.

En el mismo, Ramirez le explicó al agente de la policía que simplemente que tenía sujeta a su esposa por los hombros y cuando la movió fue ella misma la que se golpeó la cabeza contra la cama.

Juliana, que mostraba una ligera inflamación en la cara y un pequeño raspón en la parte posterior de la cabeza, dijo que no necesitaba de asistencia médica, aunque algunos informes periodísticos aseguran que permaneció durante dos horas en un hospital local del área donde confirmaron que no tenía ningún tipo de daño mayor.

Ramírez se retiró el pasado abril a los pocos días de haber dado comienzo la nueva temporada después de haber firmado con los Rays de Tampa Bay, pero dio positivo a una substancia prohibida para el mejoramiento en el campo.

Antes que fuese suspendido por 100 partidos, ya que era la segunda vez que violaba el reglamento antidopaje del béisbol de las Grandes Ligas, Ramírez, 12 nombrado al Partido de las Estrellas, decidió retirarse.

Ramírez la pasada temporada también tuvo que cumplir con 50 partidos de suspensión cuando jugaba con los Dodgers de Los Ángeles por haber dado positivo a una prueba antidopaje.

El ex toletero dominicano, uno de los mejores bateadores de las Grandes Ligas, fue nombrado MVP de la Serie Mundial del 2004 cuando ganó el título con los Medias Rojas de Boston, que rompieron una racha de 86 años sin conseguirlo.

Ramírez, seleccionado decimotercero por los Indios de Cleveland en el sorteo aficionado de 1991, comenzó a destacar de inmediato por su talento y carisma personal.

El debut de Ramírez en las mayores fue en 1993, pero no iba a jugar la temporada completa hasta 1994 cuando quedó segundo para el premio de Novato del Año, que lo iba ganar Bob Hamlin, de los Reales de Kansas City.

Ramírez de inmediato se iba a convertir en uno de los peloteros más temidos por los lanzadores en el béisbol de las Grandes Ligas.

Tras su paso por los Indios, en el 2000, firmó como agente libre con los Medias Rojas a los que ayudó a ganar el título de la Serie Mundial en el 2004 y en el 2007, respectivamente.

Sin embargo, la relación entre Ramírez y el equipo no siempre fue la mejor, y los Medias Rojas decidieron traspasarlo en julio del 2008 a los Dodgers, donde se convirtió de inmediato en un favorito de los fanáticos del equipo californiano de la Liga Nacional, bajo el apodo de "Mannywood", que apareció en carteles por toda la ciudad.

Ramírez respondió con su aportación para que los Dodgers ganasen el título de la División Oeste del "Viejo Circuito" y barriesen a los Cachorros de Chicago en la primera ronda de la fase final.

La labor de Ramírez le hizo acreedor a un nuevo contrato por dos temporadas y 45 millones de dólares.

Pero toda la luna de miel de Ramírez con los Dodgers se acabó en mayo del 2009 cuando dio positivo a un tipo medicamento hormonal que utilizan las mujeres para la fertilidad, que también puede consumirse como esteroides.

La violación le costó a Ramírez una suspensión de 50 partidos y no pudo ayudar a los Dodgers, que comenzaron a tener todo tipo de problemas deportivos y de gestión, que se han agravado a un más esta temporada hasta el punto que el equipo se encuentra acogido bajo el capítulo de bancarrota.

Ramírez dejó a los Dodgers y firmó con los Rays, pero sólo pudo jugar cinco partidos en los que conectó un imparable en 17 turnos al bate, antes que diese positivo de nuevo a una substancia prohibida y decidiese poner punto .

El ex toletero dominicano consiguió una marca de 555 cuadrangulares -decimocuarto en la lista de todos los tiempos--, con .312 de promedio de bateo y 13 temporadas en las que logró 100 o más carreras impulsadas.