Funcionarios italianos sostuvieron conversaciones con representantes de un fondo de millonarios de China en un esfuerzo por persuadir a Beijing a que compre bonos del gobierno de Italia e invierta en sus empresas, según versiones periodísticas publicadas el martes.

En Roma, Giulio Tremonti, portavoz del ministro de Finanzas, confirmó el martes que el ministro del Tesoro se reunió con el presidente de China Investment Corp., Lou Jiwei, pero se abstuvo a hacer más declaraciones.

Los diarios The Wall Street Journal y el Financial Times habían dicho previamente que el presidente de China Investment Corp. (CIC) tuvo conversaciones con el ministro de finanzas de Italia, la semana pasada.

Las versiones no indicaron si las partes llegaron a algún acuerdo. Llamadas telefónica a la sede de la corporación en Beijing no fueron respondidas.

Una vocera de la Cancillería recomendó que las preguntas sobre detalles sobre las conversaciones de China con Italia debería hacérselas a los funcionarios financieros. Pero indicó que en principio, Beijing cooperará con las naciones europeas a fin de ayudarles a responder a las crisis financiera del continente.

"Europa continuará siendo uno de los principales mercados de inversiones para China", dijo la vocera Jiang Yu en una sesión de informaciones regular. "Asimismo ampliaremos la cooperación financiera y económica con las naciones de Europa para abordar conjuntamente la crisis financieras".

Beijing espera que los países de la eurozona "tomará medidas efectivas para garantizar la seguridad de las inversiones chinas", agregó Jiang.

Las versiones surgieron en momentos en que los legisladores italianos se disponen a debatir un paquete de medidas de austeridad y el gobierno trata de estabilizar la deuda nacional de Italia.

El fondo fue creado en el 2007 a fin de invertir una porción de las 3.200 billones de dólares de las reservas extranjeras de Beijing, gran parte de la cual se mantiene segura en inversiones de bajo rendimiento como la deuda del Tesoro de Estados Unidos. El fondo dice que sus bienes ascienden a los 409.600 millones de dólares, que incluyen acciones en una serie de grandes empresas occidentales.

CIC dijo que realiza sus inversiones en base a principios comerciales. Por lo general compra un pequeño número de acciones en empresas extranjeras a fin de evitar que se susciten tensiones políticas.

El informe anual del fondo anunció en junio que había usado gran parte de su dinero en inversiones y que sólo le quedaba un 4% de bienes en efectivo.

En las conversaciones de Roma participaron el ministros de finanzas de Italia, Giulio Tremonti, el presidente del CIC Lou Jiwei y funcionarios de la entidad reguladora monetaria de China y la dirección de inversiones del gobierno italiano, la Cassa Depositi e Prestiti, dijo el Journal.