Un tribunal iraní fijó fianza de medio millón de dólares a cada uno de dos estadounidenses arrestados hace más de dos años y condenados por espionaje, lo que despeja el camino para su liberación después de un acuerdo similar para una tercera miembro del grupo, dijo su abogado defensor.

El abogado Masoud Shafiei agregó que el tribunal comenzará el proceso de dejar en libertad a Shane Bauer y Josh Fattal después del pago de la fianza, que debe ser arreglado mediante terceras partes debido a las sanciones económicas estadounidenses a Irán. Pero la decisión judicial es similar a la del año pasado en que Omán medió un acuerdo que permitió la libertad de la tercera estadounidense, Sarah Shourd.

"Aceptaron fijar fianza para la libertad", dijo Shafiei a la Associated Press después de salir del tribunal. "La cantidad es la misma para Sarah".

El presidente iraní Mahmud Ahmadineyad, en una entrevista con NBC, pronosticó que los detenidos podrían quedar en libertad "en un par de días". Calificó la oferta de fianza como un "gesto humanitario" y reiteró las quejas sobre el tratamiento a iraníes detenidos en prisiones de Estados Unidos.

Los estadounidenses fueron arrestados en julio del 2009 sobre la frontera con Irak y se les acusó de espionaje. Los tres negaron los cargos y dijeron que cruzaron accidentalmente la frontera cuando caminaban cerca de una cascada en la región curda de Irak.

El mes pasado, Bauer y Fattal, ambos de 29 años, fueron sentenciados a tres años de prisión cada uno por ingreso ilegal en el país y cinco años cada uno por espiar para Estados Unidos. Los dos apelaron los veredictos. El caso de Shourd sigue abierto.