Google dará a los dueños de redes inalámbricas caseras mayor privacidad.

En un cambio anunciado el martes, Google evitará que los sistemas residenciales se incluyan en una base de datos que ayuda a la compañía a rastrear a personas mediante sus teléfonos celulares, se informó el martes.

La medida responde a inquietudes señaladas por autoridades europeas, quienes periódicamente han revisado si los servicios de mapas de Google violan las leyes de privacidad de Europa.

Para evitar problemas, Google permitirá a los usuarios de redes inalámbricas que desactiven la tecnología de rastreo de la compañía. La opción estará disponible en todo el mundo para el otoño.

Google depende de las señales de las reded inalámbricas, o Wi-Fi, de los vecindarios para mejorar la ubicación de alguien con un teléfono celular que use el programa Android de Google u otros servicios. La compañía afirma que las redes inalámbricas no revelan la identidad de las personas.