Las fuerzas de seguridad siria atacaron a un grupo de dolientes que asistieron a un funeral pocas horas después que el embajador de Estados Unidos Robert Ford expresó sus condolencias a la familia de un defensor de derechos humanos asesinado la semana pasada, informaron activistas.

Mustafá Osso de los Comités de Coordinación Local dijo que el ataque ocurrió el martes por la noche, después que Ford y otros embajadores habían partido del funeral que se realizaba en Daraya, un suburbio de Damasco.

Osso dijo que las tropas dispararon gas lacrimógeno a la tienda donde estaban congregados los dolientes, familiares y amigos de Ghayath Mattar, después del entierro. Nadie resultó herido.

Un funcionario de la embajada estadounidense confirmó la visita de Ford, agregando que estaba acompañado de otros diplomáticos.

El régimen sirio trata de aplastar una revuelta iniciada hace seis meses mediante la fuerza bruta. Han muerto 2.600 personas.