El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, hizo hoy un llamamiento en El Cairo a la unión de turcos y árabes para construir un futuro para la región en el que prime "la libertad, la democracia y los derechos humanos".

En un emotivo discurso en la sede de la Liga Árabe en la capital egipcia, Erdogan recordó que "los turcos y los árabes están vinculados desde hace centenares de años con lazos de amistad y fraternidad" y que esta unidad no es solo geográfica, sino cultural y religiosa.

"En el pasado y en el futuro nuestro destino es unir nuestros esfuerzos. Estamos en un punto de cambio histórico en el que compartimos nuestras tristezas y alegrías y en el que nos entendemos mejor que antes", subrayó.

El dirigente turco aseguró que Turquía ha extendido "la mano del apoyo y la amistad a todas las formas del cambio en la región", en alusión a su respaldo a las revueltas de la llamada "Primavera Árabe".

"La libertad, la democracia y los derechos humanos deben ser nuestro lema unificado para el futuro de nuestro pueblos", agregó.

En este sentido, afirmó que hay que empezar inmediatamente con las reformas políticas, económicas y sociales para responder a las reivindicaciones legitimas de los pueblos.

"Estamos en una fase en la que se escribe de nuevo la historia", declaró.

Durante su alocución, de unos 20 minutos de duración, también dedicó unas palabras a Israel, a quien acusó de atentar contra "los derechos y la dignidad humana".

"Israel tiene que respetar los derechos humanos y actuar como un Estado normal para liberarse del aislamiento", dijo Erdogan, quien criticó el ataque israelí a la flotilla que se dirigía a la franja palestina de Gaza en 2010.

Erdogan recordó que ha tomado nuevas medidas, como suspender los acuerdos militares con Israel y ha rebajado la representación diplomática en este país.

Las relaciones no se normalizarán hasta que Israel pida disculpas por el ataque, indemnice a los familiares de las víctimas y levante el bloqueo a Gaza, según el primer ministro.

Además, Erdogan pidió a los ministros de Exteriores árabes que unan sus esfuerzos para lograr que antes de fin de este mes se levante "la bandera de Palestina en las Naciones Unidas".

Los palestinos pedirán en los próximos días al Consejo de Seguridad de la ONU la admisión de Palestina como Estado miembro de pleno derecho con las fronteras previas a la Guerra de los Seis Días de 1967, según anunció hoy en Ramala uno de sus dirigentes, Mohamed Shtaye.

La visita de Erdogan a El Cairo coincide con la del presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abás, quien participará en una reunión de seguimiento de la Iniciativa Árabe de Paz.

Antes de su discurso en la sede de la organización panárabe, Erdogan se reunió con el jefe de la junta militar egipcia, mariscal Husein Tantaui, con quien trató el desarrollo de las relaciones bilaterales y de la cooperación en los ámbitos político, económico y de inversión, según la agencia oficial MENA.

También mantuvo un encuentro con el jeque de Al Azhar, la institución más influyente del islam suní, Ahmed al Tayeb, en el que acordaron apoyar el islam moderado y luchar contra el fanatismo.

Egipto es la primera parada de una significativa gira que llevará a Erdogan también a Túnez y Libia, los tres países norteafricanos donde las revueltas de la "Primavera Árabe" provocaron las caídas de sus gobiernos tras décadas en el poder.