El vicepresidente de Uruguay, Danilo Astori, encabezará la delegación de su país en la Asamblea General de la ONU, cuya sesión central de debates tendrá lugar la próxima semana, después de que el presidente José Mujica haya desistido de hacerlo, informaron hoy a Efe fuentes oficiales.

Al igual que el año anterior, cuando estaba cumpliendo sus primeros meses como mandatario, Mujica prefirió que sea su vicepresidente el que represente al país.

Fuentes de la Presidencia uruguaya apuntaron, como motivo de la decisión del gobernante, la inminencia de otro viaje largo al exterior del mandatario, concretamente una gira europea que le llevará por Noruega, Suecia, Alemania y Bélgica en octubre.

Mujica, un exguerrillero de 76 años que pasó una docena en la cárcel por su lucha guerrillera, la mayoría durante la dictadura (1973-1985) y en duras condiciones, suspendió en mayo de 2010 un viaje a Madrid para participar en una cumbre Unión Europea-América Latina por recomendación médica tras sufrir un episodio de estrés.

Sin embargo, pocos meses después de cancelar aquel desplazamiento transoceánico acabó viajando a la capital española en una visita privada en la que se entrevistó con empresarios interesados en invertir en Uruguay.

Desde hace años el jefe de Estado sufre vasculitis, una enfermedad que le baja las defensas del organismo y que le agrava una deficiencia renal.

A consulta expresa de Efe, la Presidencia aclaró que la negativa de Mujica a ir a Nueva York no tiene relación con la posibilidad de que Estados Unidos le niegue la visa por su pasado guerrillero, un aspecto que ha recalcado en varias ocasiones la prensa uruguaya.

Por el contrario, "Estados Unidos está esperando a que el presidente acceda a ir, hay una invitación de hace varios meses", indicaron las fuentes.

Además de Astori, a Nueva York se trasladará el ministro uruguayo de Relaciones Exteriores, Luis Almagro, y se baraja la posibilidad de que les acompañe algún otro ministro, según fuentes oficiales, aunque todavía no se ha precisado cuál o cuáles.

El Gobierno de Mujica fue uno de los primeros de Latinoamérica en respaldar el reconocimiento del Estado palestino por parte de la ONU, uno de los temas candentes en la Asamblea General del organismo multilateral.

La postura del Ejecutivo, que ya reconoció a Palestina, fue recibida con desagrado por la importante comunidad judía residente en Uruguay, un país que curiosamente fue el primero en América Latina en reconocer al Estado de Israel en 1948.

Por otra parte, durante la sesión inaugural de la decimoctava sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, celebrada esta semana en Ginebra, Almagro reconoció que los recientes abusos cometidos por soldados uruguayos que integran la misión de Naciones Unidas en Haití (Minustah) han representado "un duro golpe" para la imagen de su país en el exterior.