El Gobierno italiano mantiene contacto con las autoridades chinas para intentar que el gigante asiático le compre bonos de deuda e invierta en empresas estratégicas ayudándole así a superar su crisis financiera, publica hoy "Financial Times".

Según el periódico, que cita a fuentes italianas no identificadas, el ministro de Finanzas de ese país, Giulio Tremonti, recibió la semana pasada a una delegación encabezada por Lou Jiwei, presidente de China Investment Corp., uno de los fondos soberanos más grandes del mundo.

La delegación se vio también con representantes de la Cassa depositi e prestiti, entidad estatal que ha habilitado un fondo estratégico abierto a inversores extranjeros, explica el rotativo.

A su vez, las autoridades italianas estuvieron en Pekín hace dos semanas para entrevistarse con la Corporación china de inversiones (CIC) y la Administración de cambio extranjero (Safe), que maneja el grueso de los 3,2 billones de dólares en divisas que posee China.

Además, apunta el periódico, el jefe del Tesoro italiano, Vittorio Grilli, se vio con inversores chinos en Pekín el mes pasado.

La posibilidad de captar inversiones chinas se produce en un momento crítico para Italia, cuando los compradores de bonos del Tesoro están pidiendo intereses más altos para asumir una deuda que se calcula llegará este año al 120 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), una proporción superada solo por Grecia, apunta el FT.

Una fuente italiana dijo al periódico que China posee actualmente alrededor de un 4 por ciento de la deuda de Italia, aunque no se han dado a conocer cifras oficiales.