Un funcionario del Banco Mundial dijo el martes que las amenazas que plantea el calentamiento global en el continente africano y la hambruna en Africa oriental deben guiar el temario cuando las conversaciones internacionales sobre el cambio climático lleguen al continente a finales de este año.

Los delegados que asistirán a la conferencia en la ciudad sudafricana de Durban examinarán los efectos de la hambruna que sufre Africa oriental, pero también tratarán de anticipar los problemas que tendrán los africanos para producir más alimentos en vista del cambio climático.

Andrew Steer, enviado especial del Banco Mundial para cambio climático, dijo en una entrevista el martes que cuando los delegados asistan a la reunión, ambas crisis harán más patente la urgencia de canalizar fondos de ayuda de los países ricos a los pobres para que puedan hacer frente al impacto del cambio climático.

Steer, sin embargo, advirtió que el dinero sólo vendrá una vez que haya acuerdos sobre cómo ayudar a los países pobres a resolver sus propios problemas, enfocándose por ejemplo, en la agricultura.