Un grupo de activistas exhortó a la Liga Arabe a que revise una iniciativa regional que pone fin a los conflictos en Siria al exigir garantías de que el presidente sirio Bashar Assad dejará de inmediato de agredir a los manifestantes.

El comunicado fue emitido el martes por una coalición de más de 170 organizaciones locales e internacionales, entre ellas Human Rights Watch, con sede en la ciudad de Nueva York.

La iniciativa es presentada justo antes de que ministros del Exterior de la organización panarabista se reúnan en El Cairo para discutir una visita reciente del secretario general de la liga, Nabil Elaraby, a Siria.

En Damasco, Elaraby habló sobre una iniciativa árabe propuesta recientemente que busca calmar la crisis en Siria, exigir el fin de la violencia, la liberación de presos políticos y el planteamiento de un esquema claro y fechas para la transición del proceso democrático.

Los grupos dijeron que la iniciativa no cuenta con "garantías y puntos de referencia" que aseguren su implementación.

"Para que la iniciativa árabe haga la diferencia real para los sitios comunes, debe garantizar que los observadores independientes puedan ingresar al país y supervisar el comportamiento de los servicios de seguridad", dijo Nadim Houry, investigador de Human Rights Watch. "De otra forma, la iniciativa no sobrevivirá las balas actuales de los servicios de seguridad".