El último partido de la primera semana de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) se disputó la pasada noche en Denver, a donde llegaron los Raiders de Oakland para conseguir la victoria por 23-20 frente al equipo local de los Broncos.

El partido no tuvo demasiadas cosas buenas para destacar por su juego, con la excepción del gol de campo que consiguió el pateador Sebastian Janikowski, de los Raiders, y que le valió empatar la mejor marca en la NFL.

Después de una primera mitad llena de castigos, puñetazos y frustraciones, los Raiders lograron la ventaja parcial de 16-3 al descanso para celebrar la histórica patada de Janikowski, ejecutada cuando se acababa la primera parte.

La acción de Janikowski empató la marca impuesta por Tom Dempsey de los Saints de Nueva Orleans, en 1970, e igualada más tarde por Jason Elam de los Broncox, en 1998, en el viejo Mile High Stadium, de Denver.

Janikowski logró un gol de campo de 63 yardas, gracias en parte a encontrarse en Denver, donde la altura sobre el nivel del mar es mayor, y el balón va más rápido.

El pateador de los Raiders admitió que había soñado con lograr la mejor marca de la NFL y además hacerlo en Denver.

Sin embargo, el partido inaugural de la nueva temporada para ambos equipos no fue bueno en cuanto al juego y además estuvo aderezado todo el tiempo de excesiva dureza y acciones poco deportivas.

El duelo de equipos de la División Oeste de la Conferencia Americana (AFC) iba a tener a los Raiders como ganadores por cuarta temporada consecutiva en Denver y esta vez lo hicieron con el debut del entrenador en jefe Hue Jackson al frente del club de los Raiders.

Mientras que John Fox también debutó al frente de los Broncos y vio como el equipo de Denver perdió por primera vez en su campo en un partido de apertura de temporada desde el 2000.

Además de la derrota, Fox también perdió a dos jugadores claves en la defensa como son el derribador de mariscales de campo Elvis Dumervil, lesionado en el hombro.

Dumervil quedó relegado a situaciones de pase por tres periodos, y el esquinero permanente de Pro Bowl, Champ Bailey, se lesionó la rodilla izquierda derribando a Darren McFadden para salvar un touchdown.

McFadden corrió el ovoide en 22 ocasiones para 150 yardas y fue el jugador clave en el ataque de los Raiders.

Los Broncos se acercaron al marcador con el parcial de 23-20 tras un pase de anotación de nueve yardas del mariscal de campo Kyle Orton a Lance Ball con 3:43 minutos por jugarse.

Pero ahí se quedó la reacción de los Broncos, porque Orton iba a tener una noche complicada a pesar que completó 24 de 46 pases para 304 yardas con una interceptación.

Mientras salió del campo, los aficionados gritaban, "¡Tebow! ¡Tebow!", pidiendo al mariscal de campo de segundo año Tim Tebow, quien tuvo un campamento de entrenamiento malo y quien probablemente se encuentra instalado como el tercer pasador en la plantilla, detrás de Brady Quinn.

Los Raiders salieron de Denver con un triunfo gracias a su control del reloj, y fueron capaces de cerrar el partido con la formación de la victoria después de que el corredor Michael Bush se escapara 12 yardas para conseguir un primer intento en medio campo con dos minutos por jugar.EFE