Turquía dijo que la redada que efectuó Israel el año pasado contra una flotilla de asistencia que se dirigía a la Franja de Gaza era una "causal de guerra", pero que su país prefirió tener "paciencia" y abstenerse de adoptar acción alguna.

El primer ministro Recep Tayiip Erdogan afirmó a la televisora Al Yazira en entrevista reciente que el ataque israelí que dejó nueve activistas muertos ocurrió en aguas internacionales y por ende era "ilegal".

Las declaraciones del primer ministro fueron difundidas el domingo por la agencia noticiosa estatal turca Anatolia.

La operación israelí era "causal de guerra, pero decidimos actuar en conformidad con la grandeza de Turquía y mostrar paciencia", dijo Erdogan citado por la agencia.

Israel insiste en que sus comandos navales actuaron en defensa propia después de que los agredieran algunos activistas.

Según un informe de Naciones Unidas sobre la redada, el bloqueo naval de Israel era legítimo pero los comandos israelíes utilizaron una fuerza "excesiva e irrazonable".