Siete personas han muerto en el sur de la India víctimas de disparos de la Policía contra una manifestación de "intocables", los excluidos del sistema hindú de castas, informaron hoy fuentes policiales a medios locales.

Los sucesos tuvieron lugar el domingo en la región sureña de Tamil Nadu, donde murieron cinco personas y otras dos más esta madrugada en el hospital a causa de las heridas, según las fuentes.

Grupos de "intocables" se enfrentaron a las fuerzas del orden en la ciudad de Paramakudi al extenderse la noticia de la detención de uno de sus líderes, John Pandian, cuando acudía a rendir homenaje al histórico dirigente Imanuel Sekar en el aniversario de su muerte.

La Policía recurrió a gases lacrimógenos y palos para dispersar a la multitud antes de comenzar a disparar, mientras que los "intocables" quemaron una quincena de vehículos y se enfrentaron a los agentes a pedradas, según la agencia india de noticias PTI.

Las autoridades han ordenado para hoy la suspensión de los servicios de autobús a las áreas rurales de los algunos distritos, y han enviado refuerzos a Paramakudi.

"La situación es tensa. Hasta que los cadáveres no sean entregados a las familias afectadas, la situación continuará siendo así", dijo a la agencia india IANS una fuente de la Policía.

Según ese oficial, unos 30 policías tuvieron que ser ingresados en hospitales de la zona debido a las heridas sufridas durante los enfrentamientos.

La jefa del Gobierno de Tamil Nadu, Jayalalithaa Jayaram, confirmó que la Policía había prohibido entrar en el distrito al líder intocable Pandian, por lo que este fue arrestado al intentar llegar a la zona del homenaje.

Jayalalithaa anunció además una compensación de 100.000 rupias (unos 2.130 dólares) para las familias de cada uno de los fallecidos en los distubios.

Pandian lidera la formación Tamizhaga Munnetra Kazhagam, una de las muchas organizaciones políticas que buscan el apoyo de la comunidad "intocable" -llamada en la India "dalit"-, excluida del sistema de castas y aún objeto de brutales discriminaciones.

En torno al 15 por ciento de los indios son intocables, y muchos de ellos siguen ocupados en tareas consideradas "impuras" por el resto de la población, como limpiar letrinas, recoger basura o trabajar con pieles de animales.