Colombia y Japón firmaron hoy en Tokio un acuerdo de protección de inversiones que abre el camino a un futuro Tratado de Libre Comercio (TLC), en un nuevo paso en la estrategia de Bogotá de tender puentes económicos con Asia.

"Valoramos enormemente este paso que acabamos de dar", aseguró el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, tras una reunión con su homólogo nipón, Yoshihiko Noda, en la que acordaron iniciar un estudio conjunto sobre el potencial de un Acuerdo de Asociación Económica (equivalente a un TLC).

Santos llegó este domingo a Tokio para su primera visita como mandatario a Japón, país en el que ya había estado como ministro de Comercio Exterior en la década de 1990 y con el que Colombia busca relaciones "cada vez más estrechas y más fructíferas", señaló.

La colaboración entre el país andino y la tercera economía mundial se plasmó hoy en la firma de un Acuerdo de Protección y Promoción de Inversiones (APPRI) que, en palabras de Santos, era "objetivo" de Colombia y un avance hacia un acuerdo más amplio de cooperación económica.

El acuerdo, que ambos países negociaban desde abril de 2009, establece un marco jurídico transparente para fomentar y proteger la inversión extranjera directa (IED).

Entre 2000 y el primer semestre de 2010 la IED japonesa en Colombia alcanzó los 68,5 millones de dólares, aunque en 2009 sufrió un fuerte decrecimiento.

El flujo total de inversión directa nipona en Colombia entre 2000 y 2009 representó solo un 0,2 por ciento de toda la IED en el país latinoamericano, algo que se espera incrementar gracias al APPRI, especialmente en sectores considerados con potencial, como el de plásticos, alimentos procesados o material de construcción.

Este pacto supone además un primer pilar para iniciar negociaciones para un TLC entre Japón, tercera economía mundial, y Colombia, que busca un acercamiento a la región para no quedarse atrás respecto a países como Chile, México y Perú, miembros del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC).

Desde 1995 Bogotá realiza esfuerzos para adherirse a las 21 economías que integran este organismo, incluidas EEUU, China, Corea del Sur y Japón, mientras busca a la vez estrechar los lazos bilaterales con países asiáticos.

Colombia, con su creciente clase media, supone un mercado atractivo para Japón, que además está interesado en sus abundantes recursos naturales; en 2009, los intercambios comerciales entre ambos países se situaron en 1.161,6 millones de dólares.

De Colombia Japón importa principalmente café y flores, mientras exporta sobre todo manufacturas de hierro o acero, maquinaria industrial y vehículos, pese a que sobre éstos pesan unos aranceles del 35 por ciento.

La reunión con Santos fue la primera cumbre cara a cara que Yoshihiko Noda mantiene con un mandatario extranjero desde que asumió su puesto, hace solo diez días, tras la dimisión de Naoto Kan el 30 de agosto, asediado por las críticas a su gestión del terremoto y tsunami de marzo.

El presidente colombiano recordó hoy esa catástrofe, de la que ayer se cumplieron seis meses, y tras reiterar a Noda la solidaridad del pueblo colombiano expresó su admiración al país "por la forma como han enfrentado la tragedia, un ejemplo para el resto del mundo".

Antes de su encuentro con Noda, Santos mantuvo un encuentro con empresarios del comité Japón-Colombia, a los que animó a potenciar los intercambios y la ayuda mutua en investigación y transferencia tecnológica.

El presidente colombiano viaja con la canciller, María Ángela Holguín; el titular de Comercio, Industria y Turismo, Sergio Díaz-Granados; el responsable de Transporte, Germán Cardona, y el de Minas y Energía, Carlos Rodado.

Está previsto que Santos sea recibido mañana por el emperador, Akihito, y se reúna con inversores nipones antes de partir el miércoles con su delegación hacia Corea del Sur, segundo y último destino de esta gira asiática.