La familia de la joven peruana presuntamente asesinada por el holandés Joran van der Sloot en 2010 objetó el lunes la acusación de la fiscalía, que pidió 30 años de cárcel para el extranjero.

Edward Alvarez, abogado de la familia de Stephany Flores, dijo que el juzgado evaluará la objeción planteada y, de admitirla, devolverá el dictamen a la fiscalía para que sea revisado. Ello significa que es muy poco probable que el juicio oral contra Van der Sloot por el asesinato de Flores se inicie en lo que queda de este año, afirmó el abogado.

El holandés, de 23 años, también es el principal sospechoso de la desaparición en Aruba en 2005 de la estudiante estadounidense Natalee Holloway, de 19 años, cuyo cuerpo no fue encontrado por lo que se libró de ir a juicio por falta de pruebas.

En una audiencia judicial realizada el lunes, Alvarez objetó el dictamen de la fiscal Miriam Riveros, que a fines de agosto pidió 30 años de cárcel para Van der Sloot por homicidio calificado y hurto simple.

La defensa de la familia Flores sostiene que Van der Sloot asesinó a la universitaria de 21 años con el propósito de robarle, delito que se sanciona con cadena perpetua.

"La sala tiene un plazo máximo de 15 días para pronunciarse... si considera que nuestras observaciones son correctas, existe la posibilidad de que la sala devuelva la acusación a la fiscal para que corrija", declaró Alvarez a periodistas a la salida del juzgado.

La defensa de Van der Sloot, que no se presentó en la audiencia, alega que el holandés actuó bajo una fuerte emoción al enojarse porque Flores había estado hurgando en su computadora personal y había descubierto las acusaciones contra él por el caso Holloway.

Hace unos días, Alvarez expresó que la familia Flores se hallaba en el dilema de aceptar la acusación fiscal u objetarla, pues en ese caso se dilataría el inicio del juicio con el riesgo de que en diciembre Van der Sloot pida su libertad al cumplirse el plazo máximo de prisión de 18 meses sin haber sido sentenciado ni procesado.

Sin embargo, Alvarez dijo el lunes a la AP que se había descartado ese riesgo por cuanto al haberse realizado diligencias judiciales respecto a Van der Sloot en el extranjero, el caso es considerado complejo y ello amerita que la justicia extienda el plazo de prisión.

Flores fue asesinada en mayo de 2010 a golpes y estrangulada en el cuarto de hotel que Van der Sloot ocupaba en Lima, luego de haber estado juntos jugando en un casino.

Aunque en un inicio Van der Sloot admitió el crimen, luego afirmó haber sido presionado por la policía para inculparse.