El primer ministro griego, Yorgos Papandréu, afirmó hoy en Atenas que su Gobierno desmentirá a los que especulan a favor de la quiebra de Grecia y pidió el completo apoyo de su grupo parlamentario para implementar reformas y recortes.

"Hemos recorrido mucho camino y no es posible que en el sprint final no aseguremos que se cumplirá con el acuerdo (para obtener un nuevo rescate a Grecia)", dijo Papandréu ante sus correligionarios en el Parlamento en Atenas, donde el socialista PASOK cuenta con una mayoría de 155 del total de 300 escaños.

"Hemos asumido decisiones que defenderemos a cualquier precio, fuera y dentro de Grecia", insistió el jefe de Gobierno.

"El grupo parlamentario es un lugar de diálogo sobre el que recae hoy una gran responsabilidad, y ninguno de ustedes pondrá en peligro el acuerdo de julio", añadió.

Los socios europeos acordaron el pasado 21 de julio otorgarle a Grecia un segundo paquete de rescate de 160.000 millones de euros, junto con el Fondo Monetario Internacional (FMI), de los cuales 49.000 millones vendrían de los bancos acreedores, a cambio de reformas estructurales y un programa de privatizaciones para recaudar unos 78.000 millones de euros hacia 2015.

"No daremos la satisfacción a aquellos que apuestan por la quiebra de Grecia ni a los que hacen escenarios imaginarios de la salida de Grecia del euro", afirmó Papandréu.

"Si logramos las metas de este año, el déficit primario será sólo de 1.800 millones de euros o un 0,8% del PIB y en 2012, si cumplimos con nuestros compromisos, tendremos superávit primario. Así, del déficit habremos pasado a un superávit de 3.000 millones de euros", aseguró.

Recordó que el acuerdo aún "debe de ser aprobado por todos los parlamentos de la zona del euro, en un momento en el que Europa está azotada por una crisis del sistema (...) y en el que son crecientes las voces antieuropeístas, populistas, nacionalistas, e incluso las que cultivan el racismo contra Grecia y otros países".

"No hay margen para compromisos y les llamo a asumir el deber nacional que recae sobre ustedes para cumplir con los objetivos, que son muy ambiciosos", subrayó el primer ministro en su alocución, destinada a mantener la cohesión de los diputados socialistas y con ello la mayoría ajustada que poseen en el Parlamento.

La Comisión Europea pronosticó hoy que Grecia cerrará 2011 con una contracción de la economía del 9,5% del PIB (muy superior a la del 7,6% vaticinada por el Gobienro griego) y con una deuda pública del 157,7% del PIB.

Papandréu descartó la posibilidad de convocar elecciones legislativas anticipadas, y se mostró confiada en que permanecerá en el poder durante todo el mandato, hasta los próximos comicios previstos en 2013.

"El pueblo sabe que las elecciones no son una solución", dijo.