George Anthony, quien fue acusado de abuso de menores por la defensa durante el juicio por homicidio contra su hija Casey dijo que la solía ahuyentar si iba a su casa.

Cuando le preguntaron en una entrevista con el conductor del programa "Dr. Phil", Phil McGraw, si Casey Anthony era bien recibida en su casa en Orlando Florida, George respondió: "No, si yo estaba ahí no".

George Anthony y su esposa, Cindy, conversaron con McGraw en una entrevista que será transmitida el martes y el miércoles, así como en otro episodio de "Dr. Phil" este mes.

En las primeras declaraciones en el juicio contra Casey Anthony por el asesinato de su hija Caylee, de 2 años, el abogado defensor José Baez acusó a George Anthony de abusar sexualmente de Casey cuando era pequeña. Baez también afirmó que George, un ex policía, hizo que la muerte de Caylee pareciera un homicidio después de que muriera ahogada.

Baez nunca presentó algún testimonio o evidencia para respaldar sus declaraciones, mismas que han sido negadas vehementemente por George Anthony.

Cindy Anthony, la madre de Casey, dijo en el programa que sería difícil que su hija regresara dada la relación que tiene con su padre. También trató de mostrar un tono conciliador sobre si hija, quien fue absuelta en julio tras ser acusada de asesinar a Caylee.

"Me encantaría que fuera feliz en un ambiente profesional o familiar", dijo Cindy Anthony, de acuerdo con una transcripción de la entrevista proporcionad por el programa. "Me encantaría que se casara si lo de decide, y que si tiene salud pueda ser mamá otra vez".

Luego de ser liberada de prisión Casey fue llevada a un lugar no revelado en Florida.

Cindy Anthony dijo que espera que su hija reciba terapia y cualquier tratamiento que se necesite, también dijo que le gustaría que pudiera "seguir adelante" con su vida.

La misma Casey Anthony ha pensado en ser madre de nuevo. Durante el caso las autoridades presentaron una serie de cartas que le escribió a otro preso durante su tiempo tras las rejas en las que decía que soñaba con estar embarazada y comentaba que deseaba adoptar niños en el futuro.

Las autoridades buscaron frenéticamente a Caylee después de que desapareció en junio de 2008. Los restos de la pequeña fueron encontrados meses después en una zona boscosa no muy lejos de la casa de los Anthony, donde Casey vivía con sus padres. Casey Anthony, de 25 años, le había dicho a la policía que la niña estaba con una niñera, pero la niñera no existía. Fue declarada culpable de cuatro cargos por mentirle a las autoridades, mismos que ha apelado.