La OPEP hizo el lunes una revisión drástica a la baja de su pronóstico sobre la demanda mundial de crudo para este año y afirmó que la debilidad persistirá hasta 2012 debido a la desaceleración del crecimiento en los países industrializados y dispendio laxo en Estados Unidos.

El grupo, integrado por 12 naciones que abastecen casi un tercio del crudo mundial, redujo su pronóstico de consumo global en 150.000 barriles diarios para 2011 y en 40.000 barriles para 2012.

"La turbulencia en la recuperación económica mundial ha causado una incertidumbre considerable en torno al crecimiento de la demanda del año entrante", agregó.

La OPEP también redujo su cálculo de la extracción petrolera de las naciones integrantes en 100.000 barriles diarios en 2011.

"Aumenta la incertidumbre en el mercado petrolero mientras ha perdido impulso la recuperación de la economía global y la recuperación es menos evidente", dijo la OPEP en su informe mensual de mercados petroleros correspondiente a septiembre.

"En los últimos meses, se ha observado una desaceleración del crecimiento económico en casi todas las economías importantes".

El petróleo ha tenido oscilaciones marcadas de precios en las últimas semanas y a éstos los ha afectado la volatilidad en los mercados de valores.

Los inversionistas y los economistas han expresado cada vez más preocupaciones de que la economía global se enfila de nuevo a una recesión en medio de la crisis por las deudas soberanas en Europa y la decisión de la calificadora crediticia Standard & Poor's de reducir el grado de solvencia a Estados Unidos, que tenía el nivel más alto.

Las preocupaciones en torno a una desaceleración económica están aparejados con la incertidumbre sobre la oferta petrolera debido a que la extracción en Libia — integrante de la OPEP — se paralizó en general debido a su guerra civil, que se ha extendido poco más de cinco meses.