Ocho de los contribuyentes netos a los presupuestos comunitarios se han unido hoy para dejar clara su oposición a la propuesta de la Comisión Europea (CE) sobre el próximo marco financiero de la Unión y han abogado por reducir las contribuciones en el periodo 2014-2020.

"La propuesta de la Comisión es demasiado alta", señala una carta firmada por Austria, Alemania, Finlandia, Francia, Italia, Holanda, Suecia y Reino Unido.

El texto, pactado en una reunión previa al consejo de Asuntos Generales de la UE que se celebra hoy, considera que "el nuevo marco financiero plurianual no debe llevar a un aumento de las contribuciones nacionales al presupuesto" comunitario.

"Así, el gasto total para el periodo 2014-2020 necesita ser sustancialmente más bajo", insisten los ocho países, que consideran que se debe gasta "mejor, y no más".

La CE propuso el pasado mes de junio aumentar un 5 % el presupuesto para esos años, aunque según sus planes la proporción del gasto europeo con respecto a la renta nacional bruta bajará desde el 1,07 % actual hasta un 1,05 %.

Estos ocho contribuyentes netos, sin embargo, consideran que en un momento en que los Estados miembros "están haciendo considerables esfuerzos financieros para apoyar Europa y al mismo tiempo afrontando duros esfuerzos de consolidación" eso debe reflejarse en el presupuesto de la UE.

"Los aumentos de gasto en el próximo marco financiero exceden significativamente lo que se necesita para estabilizar el presupuesto europeo", señalan.

La postura va en línea con lo señalado en los últimos meses por países como Francia y Reino Unido, que apuestan por una congelación presupuestaria total.

En una rueda de prensa, el comisario encargado del Presupuesto, Janusz Lewandosky, ha asegurado que "toma nota" de la carta, pero ha defendido que la propuesta del Ejecutivo ya tiene en cuenta el actual contexto económico.

Las negociaciones de las llamadas perspectivas financieras continuarán con un segundo encuentro entre los Veintisiete el próximo mes de noviembre, aunque no se espera tratar de formalizar un acuerdo hasta el próximo año.