El presidente estadounidense, Barack Obama, recibió en Washington a la primera ministra Gillard en marzo pasado. EFE/Archivo