Para los grandes cocineros miembros del Consejo del Basque Culinary Center, la cocina es "más que la respuesta a la necesidad de alimentarse" o "la búsqueda de la felicidad", es una herramienta de transformación social.

Así reza la Declaración de Lima que el grupo conocido como G-9 dio hoy a conocer en Lima con el nombre de "Carta abierta a los cocineros del mañana" y que tiene como objetivo fijar el camino de quienes en el futuro deberán "transgredir las fronteras de sus cocinas y aceptar los retos venideros".

El brasileño Alex Atala, el italiano Massimo Bottura, el estadounidense Dan Barber, el japonés Yukio Hattori, el danés Rene Redzepi, el español Ferran Adrià, el francés Michel Bras y el peruano Gastón Acurio, fueron los encargados de presentar en el marco de la feria Gastronómica Mistura en Lima el documento final.

Además, en la reunión se acordó que la próxima cita del consejo será en septiembre de 2012 en Japón.

"Consideramos que la cocina es algo más que la respuesta humana a la necesidad de alimentarse, es más que la búsqueda de felicidad. La cocina constituye una poderosa herramienta de transformación y puede cambiar la alimentación del mundo gracias al trabajo conjunto de los cocineros, productores y comensales", señala el texto.

La Declaración de Lima también hace hincapié en la importancia que la cocina debe dar a la naturaleza, ya que el trabajo del cocinero "depende de los frutos" de ésta y ahí surge la necesidad de promover y practicar un sistema de producción sostenible en la tierra y la cocina.

El texto señala que los cocineros son "herederos de un legado de sabores, costumbres gastronómicas y técnicas de cocina", y por ello deben desempeñar un papel activo para contribuir con su trabajo a la cultura e identidad de los pueblos.

"Tienes la oportunidad de generar nuevos conocimientos, sea desarrollando nuevas recetas o participando en proyectos de investigación profundos. Y como te has beneficiado de la enseñanza de otros, tienes la responsabilidad de compartir tu aprendizaje", afirma el documento en su tercer punto.

Por último, la Declaración de Lima, que no pretender ser un documento cerrado sino abierto a nuevas contribuciones, señala que la cocina "puede ser una hermosa forma de autorrealizarte", en la que cada cocinero debe encarar sus inquietudes, sus sentimientos, sueños, humildad "y, sobre todo, pasión".

La reunión del consejo del Basque Culinary Center fue uno de los principales actos de la feria Mistura, que desde el 9 al 18 de septiembre reúne a cocineros de todo el mundo en Lima y ofrece a los limeños la posibilidad de degustar platos y productos, además de promocionar la creciente gastronomía peruana.