Los valores bancarios, sometidos a mucha presión en las últimas semanas, sufrían un desplome hoy en sus cotizaciones nada más iniciarse la sesión de la Bolsa de París, cuyo índice general estuvo perdiendo cerca del 5 % durante la primera hora de operaciones.

Poco después de las 10.00 locales (8.00 GMT), Crédit Agricole perdía un 11,90 %, BNP Paribas un 12,50 %, Société Générale un 11,38 % y la aseguradora AXA un 11,80 %.

Mientras, Société Générale, la entidad más afectada por las caídas de las últimas semanas por las incertidumbres en torno a su exposición a las deudas soberanas de los países periféricos de la zona euro, presentó hoy un plan de aceleración de su estrategia para reforzar su solvencia.

El pasado viernes, esta entidad había sufrido un bajón del 10,58 %. Durante el fin de semana, el gobernador del Banco de Francia, Christian Noyer, había insistido en el mensaje de que la solvencia de los bancos franceses no está en entredicho, y se había sustentado en las pruebas de estrés realizadas al sector europeo, y cuyos resultados se divulgaron en julio.

Las declaraciones de Noyer se produjeron durante la reunión de ministros del G7 que se celebró el viernes y el sábado en Marsella, donde los banqueros centrales de este grupo que reúne a los países más ricos dijeron que ofrecerán a los bancos tanta liquidez como sea necesaria.

Hoy, el ministro francés de Industria, Éric Besson, consideró "totalmente prematuro" y fuera de lugar contemplar la "hipótesis" de una nacionalización de la banca.

Besson, en una entrevista a la cadena de televisión "BFM TV", subrayó la solidez de las entidades francesas y recordó las garantías dadas por los banqueros centrales del G7.

Poco antes de que hablara Besson, la líder de la ultraderecha francesa, Marine Le Pen, había defendido en una entrevista a la emisora de radio "France Info" la posibilidad de recurrir a la nacionalizar los bancos para proteger los depósitos de los ciudadanos.